Zona de conflicto

Venezuela, sociedad mediática y comunidad política. Antagonismos y atolladeros. Ciudad y utopía. Un espacio para cruzarse con los unos y con los otros...

10/21/2005

Sobre los neutrales y sus opciones

Tengo una discusión con una bloguera que ya es como de la casa (o ella conmigo, no sé) sobre el país y sus alternativas para el 2006. Se nota que el calendario electoral empieza a llenar de adrenalina a la gente y los que aún no consiguen asociarse a un movimiento político se replantean una vez más, ¿qué hacer? Iria Puyosa y sus amigos tienen una página llamada www.endialogo.blogspot.com, donde sacan información pertinente y discuten sobre distintos tópicos políticos. Allí revelaron una encuesta (o dos) donde se le asignaba un valor enorme a los indecisos o mal llamados neutrales (30%)... Me permití decir allí mi opinión y reproduzco acá la discusión que hemos tenido al respecto. Creo que podemos recoger conclusiones y seguir pensando opciones. Por las limitaciones del blob, les recomiendo que lean este diálogo de abajo hacia arriba, es decir, lo que viene inmediatamente es mi última repsuesta
Mi última respuesta
Tus últimas opiniones, Iria, me obligan a decir algunas cosas más. Nunca me referí a que la gente escoge “por su peor es nada”. Sólo dije que hay que mantener la distancia con la forma como en las encuestas se formulan las soluciones “ideales”. Te doy un ejemplo: antes de que yo me viniera a España, por aquellos días confusos y terriblemente complejos post-11 de abril, varios chavistas de mi generación me formulaban el siguiente razonamiento: “Yo sé que Chávez no le gusta a mucha gente, y si me preguntaras, yo te diría que hubiera preferido, mil veces, que surgiera en Venezuela un líder como el subcomandante Marcos. Pero no fue así. Este es el que tenemos, y ¿qué le vamos a hacer? Para atrás ni para coger impulso”.

En su debido contexto, 2002, esta opinión resumía ya una máxima de las lógicas políticas: éstas son un complicado juego de ideales y situaciones pragmáticas. Y sólo el tiempo, la convicción y la lucha sostenida pueden hacer que las cosas pragmáticas terminen pareciéndose a un ideal, y viceversa, que un ideal se transforme en algo práctico y visible para todos.

Eso es lo grandioso e incalculable de la política. Alguno de estos chavistas me dirá hoy, y con razón, que no se equivocó en aquella apuesta, y que por el contrario, ante el estancamiento que sufre hoy el proyecto zapatista, la tesis chavista ha ganado sentido y proyección continental (un ejemplo bueno es que hoy los zapatistas revisan la posibilidad de establecer alianzas políticas con sectores de la izquierda mexicana para participar en la próxima contienda electoral). ¿La lección? Que hay que trabajar y apostar por las cosas y por la gente que le tienes fe. Trabajar con tus iguales, en alguna medida.

América Latina ha cambiado y cuando uno observa lo que ha sucedido en la Cumbre Iberoamericana de Salamanca, entiende que toda esta cosa anticomunista y fantasiosa que sataniza al proyecto de Chávez debe tener una definición: ideología. Las ideologías marcan un espacio (no identificarte con nada también es una forma ideológica por excelencia, la del individualismo puro y duro) y también levantan unas barreras a veces invisibles, pero que en contingencias específicas, en momentos concretos, se revelan como una diferencia. Insalvable diferencia.

La bipolaridad nos ha servido, y mucho, para poder ubicar precisamente cuál es la posición que debemos adoptar y cuáles las causas por las que hay que pelear. Eso hace que hasta el sector neutral ya tenga unas cuantas conclusiones al respecto, y muchas de esas conclusiones o caen de un lado o caen del otro (y esto no significa inscribirse en el MVR o en Primero Justicia).

Te doy un ejemplo: uno puede decir en materia moral que el bien y el mal son dos extremos insoportables y se prestan, ambos, al fanatismo y el fundamentalismo. De acuerdo. Pero lo que no podemos es prescindir de la idea del bien y del mal porque es la que nos sirve para ubicar nuestra propia posición. Por eso soy de los que creo que cualquier formulación política ya está mediada por algún polo. Y que en un acto supremo y heroico es que se puede llegar a trascender esa polaridad. Eso se llama en lenguaje práctico ser de izquierda o de derecha, una dicotomía que no debe ser usada como categoría esencialista (como carnet o chapa en la frente), sino para darle sentido a una posición en un contexto dado. La izquierda siempre tirará para organizar a la sociedad desde abajo, la derecha lo hará por las libertades al mercado y al consumo.

Yo celebro cualquier movimiento, cualquier iniciativa política que nazca legítimamente como necesidad de defender unos ideales y de concretar esos ideales en la práctica social. Pero eso no significa que todos los movimientos que surjan de aquí al 2006 tienen que ser de oposición. No es un privilegio de los neutrales convertirse en el próximo movimiento de oposición. Porque si es así, entonces no serían neutrales un carajo. Son oposición esperando un candidato y un partido que los represente. Por eso Keller en su estudio toma en cuenta que no hay exactamente nada como un neutral. Lo que hay son sentimientos indirectos hacia el gobierno o hacia la oposición como entidades abstractas. ¿Qué saldrán movimientos y posiciones políticas de allí? Claro, por supuesto. Pero no todas saldrán para sacar al inquilino, como le dicen, sino para defender espacios precisos, para garantizar continuidad en algunas políticas, para demandar derechos específicos, para pelear por la igualdad o la libertad, llegado el caso, para garantizar la institucionalizad de la V República, aún tan incipiente.

Por eso te digo, Iria, bienvenida tu fe y tus ganas. Pero toma en cuenta que no toda esa porción de la torta se movilizaría en la misma dirección que tú.
Respuesta de Iria
Vuelves a caer en la bipolaridad, Bujanda. También hay chavismo mediático. En realidad, hay más chavismo mediático que chavismo vinculado a movimientos sociales populares. Y, tengo la impresión de que Primero Justicia está haciendo algo de trabajo en barrios (aunque no muy exitosamente). Pero, lo más interesante es que las organizaciones que tienen años haciendo trabajo con movimientos sociales, no por responder a la coyuntura política sino porque creen en la organización y la participación social, no tienen actualmente vínculos con partidos políticos. Y son invisibles en los medios.
Sobre la necesidad de fortalecer estos movimientos sociales, así como sobre la necesidad de establecer vínculos entre ellos y el liderazgo político conversábamos hace algunos meses, a propósito de Tres izquierdas y de los resultados de las elecciones municipalesYo sigo dando el debate en todos los espacios que puedo. Claro que los “ogros” (no sé me había ocurrido esa imagen) tratan de excluirme y hasta me han mordido, pero sigo. Pero, no todos somos iguales. Hay gente que sólo habla bajito y en privado, por miedo a tus dos ogros. Trato de no culpar a las víctimas; más bien animarlos para que dejen de serlo.
Hay que defender los espacios. Sí. Y construir más espacios.Y calcular avances. Estoy de acuerdo que en la práctica todo el mundo renuncia a los ideales y se transa por su peor es nada. Pero, la escogencia de ese peor es nada tiene siempre como punto de referencia el ideal, así que vale la pena tenerlo claro.
Vamos a promover un movimiento social. Y, si nos agarran las elecciones en el proceso, que así va ser, también tenemos que pelear en ese espacio. Con tu peor es nada, porque no se puede esperar por el ideal. Deslindarse de ciertos compañeros de viaje que no suman sino que restan, por supuesto. Cerrar filas contra quienes tienen otras pasiones y otros miedos. No. No, necesariamente.
Mi segunda respuesta
Sólo para puntualizar mi posición con respecto a esta encuesta. Yo creo que hay que asumir que esas 14 millones de personas que forman parte de nuestro horizonte político son singulares e irreductibles. Todas. Cada quien es uno, aunque para resolver sus problemas busque asociarse con otros (construye o forma parte de hegemonías políticas); o prefiera, llegado el caso, abstenerse o no participar de las asociaciones que ya existen.
Toda construcción política, Iria, requiere un mínimo de representación, de distancia: yo no soy la consigna, yo no soy el líder, yo no soy el proyecto, yo no soy las franelas ni los pitos, pero soy en realidad el sostén de eso, es decir, doy fe de mi compromiso político apoyando sus formas y manifestaciones.
Hay que partir del hecho de que cada quien es un mundo. No se puede comparar a Oswaldo Guillén con Iris Valera, ni a Fernando Carrillo con José Roberto Duque, ni a Román Chalbaud con Lina Ron, ni a Chaderton con Elías Jaua. Dentro del chavismo se conseguirán tantos matices como se puedan encontrar en la oposición. No es lo mismo tampoco Gerver Torres que Pompeyo Márquez, ni tampoco Marcel Granier que Elías Santana. No es lo mismo Ybéyise Pacheco que Fernando Rodríguez, ni Elías Pino Iturrieta que Gabriel Puerta. Lo mismo pasa dentro del campo de los neutrales, hay de todo y para todos los tonos. Pero eso no quiere decir, que llegado el caso, cada quien defina con su corazoncito, con sus intuiciones cuál es la trinchera en donde uno debe recostarse (allí entran a jugar principios éticos, visiones ideológicas, etc).
El problema de fondo radica en cómo la gente en un momento dado se identifica y se concibe dentro de una corriente política determinanda, dispuesto incluso a perder, en la superficie, su propia identidad personal (de eso se trata la lógica política).
En estos años hemos visto dos maneras fundamentales de contruir la política: algunos decidieron organizar a la sociedad desde abajo (y por eso su relación con los barrios y la pobreza en general, que son los chavistas), mientras otros decidieron unir a la gente a través de la prensa y la televisión a la manera estándar de controlar la opinión pública, como se hizo en Venezuela por décadas.Ese, para mí, es el verdadero abismo que hay en Venezuela, y el que no ayuda a que los más escépticos, los más difíciles de convencer y que no tienen la fe a flor de piel, encuentren la manera adecuada de inscribirse en alguna tendencia. Porque si a haber vamos, proyectos, escritos y diagnósticos es lo que sobra. Esa es otra de las cosas que hay que tener clara: la idealidad de las encuestas (cómo debe ser mi líder) no es nunca la propia pragmática de la vida. Es como la pregunta ¿cómo quisiera que fuera su marido, o su próxima novia?
En estas dos maneras de construir lo político hay temores: por un lado, le tenemos miedo a la canalla, al barrio, al malandraje, a todos esos tonos no oficiales (pero que se han oficializado en estos años) que nuestra prensa nos educó para tratar como "siempre peligrosos" y delictivos. Pero también le tenemos desconfianza al sifrinaje que aparece por televisión hablando del país, de la pobreza, de la inclusión, mostrando proyectos en mano, invoncando multitudes, diálogos sociales, cifras y encuestas, pero que no tienen ninguna manera concreta de vincularse con la gente, con las mayorías (sólo en la Plaza Altamira).
Ese es el abismo. ¿Qué hacer ante esos dos temores? Bueno, en primer lugar abandonar la retórica victimista y dejar de pensar que estamos fuera del debate porque dos ogros intentan excluirnos. Creo que debemos afrontar el debate frontalmente en todos los terrenos y contra todas las tentaciones autoritarias (que, por cierto, esa competencia la va ganando por goleada la oposición). Nadie, técnicamente, nos ha robado nada. Ningún espacio. Si no hay espacio para los "neutrales" en el debate, es porque esa batalla por conquistarlo aún está por darse (es una deuda del atemorizado, en la cual me incluyo, aunque he dado mis pataletas). Hay que defender el tercer espacio sin cálculos (llegar a Miraflores rapidito, esperar esta vez al candidato salvador, al caballo ganador, ¿Teodoro?).
¿Qué pasa con opciones como la de Teodoro? Que cuando ya se está en el formato de la oposición (por más centrada que parezca) terminas arrastrando todas sus consecuencias: que tengas que hacerte el loco con la lista golpista que preparó la oposición para la Asamblea Nacional, que tengas que aguantar las imposturas abstencionistas, que se te peguen, llegado el caso, todos esos operadores y figurones que han jugado con la antipolítica estos años... Es decir, como Teodoro no tiene capital político propio (hablo de contacto, de calle, de vinculación efectiva con la gente) tendrá que aceptar el formato que ya está construido para la oposición. ¿Esa es la alternativa?
Para mí la verdadera alternativa hoy pasa por afirmar la crítica, sin cortapisas ni cálculos electoreros. La democracia es conflicto, y desgasta, pero en algún momento te devuelve los sacrificios con pasión y emoción. Habría que contagiarse con unos cuantos que trabajan en barrios y comunidades y con la pasión que por años han tenido para cambiar al país (no para sacar a Chávez, al inquilino de Miraflores, como he leído a alguien por acá) Eso no es cambio, eso no es transformación... Quizá por eso entiendas, Iria, que hasta en "los neutrales" hay diferencias insalvables, como en cada uno de los polos... ¿Eso se le podrá llamar conciencia de clase? ¿O algo así?
La primera respuesta de Iria
Me impresiona como mucha gente sigue atrapada en el discurso de la bipolaridad, a pesar de que tanto los datos de las encuestas como las opiniones de la gente con la cual uno habla dicen que el espectro político es mucho más complejo.
La bipolaridad es un artificio de la propaganda chavista, el negocio de las encuestas y la incompetencia de quienes han confiscado los espacios de oposición. Los neutrales, ni-ni o el centro, se definen a sí mismos como opuestos a la bipolaridad, como partidarios del debate. Y quienes viven de la política pretenden hacerlos invisibles, forzarlos a escoger entre opciones que no representan sus intereses políticos. Llegado el momento, sin opciones que representen sus intereses políticos, la gente se inclina por la abstención, Bujanda.
Un político que ande buscando “capital electoral” no debería definirse como equidistante entre el chavismo y la oposición. Tarea difícil además porque sabemos en donde está el chavismo y no sabemos exactamente en dónde está la oposición (yo veo tres tendencias en la oposición, y al parecer hay gente que no se identifica con ninguna de ellas).
Lo que debería hacer un político que quiera ese capital es preguntarle a los independientes, a los sin representación: ¿cuáles son sus intereses políticos?, ¿qué esperan ellos del Estado?, ¿cómo creen que debería enfrentarse el problema de la pobreza?, ¿quieren ley y orden? ¿quieren libre empresa? ¿quieren economía solidaria? Investiguemos si quienes no tienen representación de verdad están en el centro, o más bien a la derecha, o a la izquierda de las opciones actuales.
Por mi parte, no pierdo oportunidad de hacerles saber lo que yo espero. Quien quiera asumir “mi representación política” tiene que montarse en un programa para superar la pobreza. El otro punto es que no soy soldado, las políticas se discuten, no se imponen. Ese es el punto de arranque. De allí en adelante discutimos. De qué color quieren la franelita y como rima el slogan es asunto de otros.
Mi primer comentario
Me permito entrar en este diálogo porque me interesan las cifras que ha suministrado, tan generosamente, Iria. Podríamos hacer numerosos ejercicios sobre el capital electoral que existe en el llamado sector neutral, es decir, los que no se identifican de manera directa (y esto es muy importante resaltarlo, de manera directa) con la gestión del gobierno ni con las ofertas de la oposición, es decir, no encuentran aún algo que valga la pena comprar a mediano y largo plazo.
Lo que me parece verdaderamente importante en este estudio es que en su presentación no hay mistificaciones de ese capital flotante de indecisos. O son simpatizantes del gobierno a distancia, o lo son de la oposición. Cuestión que me ayuda a confirmar una visión que mantengo en estos tiempos: llegado el momento y el tono electoral, la gente identifica a su adversario y se inclina por alguna de las balanzas. Es decir, nunca hay un asceta de la política.
Esto condenaría, a mí modo de ver, la idea apriorística de crear un centro político basado en ese capital flotante. Cualquier centro político que quiera abrirse un espacio efectivo (y propio) en el debate social, no puede autodefinirse como una opción neutral o un lugar intermedio o equidistante (al estilo arisótélico ramplón). Ese es el atolladeropara los que no consiguen aún una convicción profunda. Neutral, en este caso, no puede ser sinónimo de intermedio, ni de "en el medio". Si queremos movilizar a ese sector (y a otros más asociados a los polos) hay que crear una política propia, un discurso propio, incluso con más radicalidad y énfasis que los que se encuentran flotando en la superficie de la prensa. ¿Eso es posible sin estar mediados por los polos? Tengo mis dudas, y por eso creo que toda opción de centro que quiera aportar algo al debate democrático, tiene que nacer de la más absoluta marginalidad, que es la mejor garantía de supervivencia y autonomía.
El hecho de asociar cualquier política a una cifra estadística corre el riesgo de encunetarse en medio del debate a gran formato que mantienen los polos extremos. Hoy, más que nunca, cualquier opción que desafíe fanatismos y antipolíticas, debe nacer con determinación y sin cálculos. La mejor lección la sigue dando Chávez, quien un día salió de la cárcel y desde la más absoluta marginalidad inició sus recorridos por las calles, pulsó voluntades, creció en la interacción social. No me lo puedo imaginar, por aquel entonces, saliendo de prisión y buscando el último reporte de Keller y asociados....

12 Comments:

Anonymous Anónimo said...

ActiveWin interviews Scoble
One of the things I've always appreciated about Robert Scoble is that when you meet him face-to-face, you find that he's pretty much what you'd have expected from reading his blog - authentic, passionate, and ...
I have a opt in email marketing site. It pretty much covers opt in email marketing related stuff.

Domain City

7:25 p. m.  
Blogger IP said...

Aquí copio el último comentario que dejé en la bitácora colectiva, En Diálogo, para que mantengas la secuencia:

"Seguro Bujanda, estoy conciente de que los independientes no se van a ir por un solo carril. Tampoco quienes ahora llevan la etiqueta de opositores o de chavistas.

Estos son tiempos de reacomodo. Algunos oportunistas. Otros debido a un cambio de perspectiva personal, honesto y valido. Otros, simplemente porque la coyuntura también cambió.

Mi punto es simplemente que si la bipolaridad existió alguna vez (probablemente sí), ya no existe y que aferrarse al discurso bipolar es perder la oportunidad de avanzar.

Mantener el discurso bipolar beneficia a quienes están chupando del chavismo. Perjudica al resto del país, incluyendo a quienes "están con el proceso" pero no con sus vicios.
(...)"


Valga aclarar que la conversación no es a dos bandas, así que se pueden sumar aquí o allá o en un tercer sitio todos los que se interesen.

En Diálogo es una bitácora colectiva, ni mía ni de mis amigos, en la cual participan personas de diferentes tendencias políticas.

8:47 p. m.  
Blogger Brian said...

Hey, you have a great blog here! I'm definitely going to bookmark you!

I have a advertising business home online work site/blog. It pretty much covers advertising business home online work related stuff.

Come and check it out if you get time :-)

11:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

I discuss this topic daily myself. I also have a website that talks about make money online home based business related things. Go check it out if you get a chance.

1:26 a. m.  
Blogger Brian said...

Hey, you have a great blog here! I'm definitely going to bookmark you!

I have a free join list mailing site/blog. It pretty much covers free join list mailing related stuff.

Come and check it out if you get time :-)

6:31 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

What a wonderful invention it is, this thing we call the Internet!

8:57 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

10:56 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

2:17 a. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

8:48 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

5:04 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

5:05 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

6:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Powered by Blogger


View My Stats BloGalaxia